Lucir una sonrisa imperfecta con las paletas separadas ya no es motivo de complejo. O al menos así lo creen desde hace unos meses muchos modernos del mundo de la moda. Si tienes una apertura vertical entre las paletas, estás de enhorabuena, eres cool por naturaleza. Sin embargo, esta tendencia, pasajera como todas, exige un importante desembolso de dinero si no has tenido la gracia (o más bien desgracia) de nacer con una separación dental. Me imagino la cara que pondría mi madre si le dijera: “Quiero ponerme otra vez el aparato para separarme las paletas”.

El diastema, que normalmente se corrige mediante ortodoncia, me viene a la cabeza después de ver el catálogo ‘In Bloom’ de Asos. Lo primero que he visto ha sido la rejilla dental de la modelo. Lo segundo, el maravilloso vestido amarillo de florecitas. Las modas son caprichosas, inestables y muchas veces absurdas a rabiar (sobre todo cuando las seguimos como auténticos borregos).

Brigitte Bardot fue una de las pioneras en lucir sin complejos una dentadura imperfecta, ¿habrá sido la culpable?

Georgina Jagger: El futuro de las sonrisas partidas.

Lara Stone, una de las modelos más provocativas de las pasarelas internacionales.

La separación dental de Jessica Hart es todavía más acusada que las anteriores.

Vanessa Paradis

Ellos también se apuntan. David Delfín, amante de lo imperfecto, lleva aparato para separarse las paletas.

La imagen del catálogo de Asos que me hizo reflexionar sobre un tema que lleva varios meses de actualidad.

Advertisements