Esta primavera se lleva el naranja, el amarillo limón, el turquesa, el rosa, el verde lima… Si es chillón, mejor. Si es con matices futuristas,  mejor que mejor. La primavera huele a naranjas, limones, kiwis, frambuesas… Colores de frutas que han irrumpido con mucha fuerza en las pasarelas nacionales e internacionales y que se empiezan a colar poco a poco en las tiendas.

He de reconocer que nunca me ha gustado el color naranja. Le tengo tirria desde siempre, aunque sea uno de los colores favoritos de mi madre. Solo lo admito en bikinis o bañadores, quizá porque es un color que resalta el bronceado veraniego. Pero nada más. En cuanto a prendas de vestir, soy tolerante con el naranja-salmón y el naranja-teja-tirando a marrón. De hecho, son colores que me encantan.

*Estos zapatos de H&M me rechiflan, ¡los quiero!

*¿Melocotón con rojo? Sigo sin verlo pero por separado me encanta

*El verde lima me parece interesante, quizá no para un vestido pero sí para una camisa o camiseta. Algo más discreto, vamos

*El rosa que propone Zara no termina de convencerme…

*Y por último, Mango también se apunta a la explosión frutal del verano

Advertisements