To be adored (TBA) nació hace dos años para endulzarnos la vida. Nació con el guapo subido. Nació para ponernos los dientes largos. Nació para crearnos dilemas mentales por culpa de sus precios…

Conocí esta marca del diseñador Binbin McNieven hace pocos meses a través de ASOS. Sus originales diseños, femeninos, pastelosos y nostálgicos de épocas pasadas, impactaron de lleno en mi retina. Los cuellos babero y los dulces vestidos babydoll de terciopelo me enamoraron. El objetivo de este post es endulzaros un poco la vista con algunos diseños del catálogo Spring 2011. ¿Qué os parece? Si pudiera, ¡me lo compraría TODO!

Los culpables de mi adicción fueron estos dos vestidos:

Advertisements