Nueve de la mañana. Más de un centenar de personas esperan a las puertas de Desigual en la calle Loiola (Donostia). Sin abrigos. Sin vaqueros. Sin faldas.  Sólo en ropa interior y con el calzado puesto.  Las primeras personas pasaron toda la noche haciendo cola para disfrutar de la promoción ‘Entra casi desnudo y sal vestido‘ pero sólo las cien primeras han podido disfrutar de esta curiosa iniciativa y han salido de la tienda con dos prendas puestas.

*Antonio, de 58 años, se animó a participar con su hija Inés

Marya en Desigual

Para más información, os recomiendo que leáis el reportaje de Marya Larumbe, amiga y compañera del Diario Vasco.

Advertisements